Whisky Ardbeg Kelpie, el Ardbeg Day llega con nombre a monstruo marino

ardbeg_kelpie_whisky

La destilería más “underground” de Islay presentó en su Ardbeg Day, un whisky especialmente creado para los aficionados de la casa escocesa, el Ardbeg Kelpie.
ardbeg_kelpie_whisky
El 3 de junio, el público pudo conocer y probar el último lanzamiento de la destilería de Islay: Ardbeg Kelpie, un malta que rinde homenaje con su nombre a unos monstruos marinos con forma de alga, seres legendarios que proceden de las profundidades del océano. El brand ambassador de la marca, Hamsih Torrie, explica que entre las particularidades de este nuevo whisky, está su envejecimiento en barricas de roble del Mar Negro (barricas de roble virgen procedentes de la Republica de Adiguesia), que estrena el propio whisky, es decir, que no han tenido antes ni bourbon (algo habitual en el envejecimiento de los maltas escoceses) ni ningún otro vino o destilado. Este envejecimiento, no superior a diez años, aporta, según Torrie, notas herbáceas y sabores terrosos, que le dan a Kelpie su particular originalidad: “Pero sobre todo, lo que buscamos es el equilibrio, queremos sabores nuevos pero conservando el carácter de la destilería”.

Envejecido en barricas de roble virgen procedentes de la Republica de Adiguesia, situada en la costa Mar Negro, estos barriles, raramente utilizados en la fabricación de whisky, aportan una intensidad única al whisky de malta Islay, el más ahumado y turbado del mundo. Unido al sello de Ardbeg, el resultado es un whisky de increíble profundidad, que habla de sus lazos con el Mar Negro y las olas de sabor que sus barriles han creado.

La nueva edición limitada rinde homenaje al mar que rodea Islay, la remota isla escocesa donde se encuentra la destilería Ardbeg, y al Kelpie, los legendarios demonios del agua que, según la tradición popular de Escocia, se esconden en el Océano Atlántico y pueden surgir de las profundidades con forma de caballo o toro.

ardbeg_kelpie_whisky_botella
Nota de cata Whisky Ardbeg Kelpie

Ardbeg Kelpie es un malta con una nariz repleta de notas herbáceas, minerales, tostados y un punto marino, que en la boca se desplaza con agilidad y viveza, bailando. Tiene notas picantes y alegres, es largo, cremoso, voluminoso, con un final cálido y auténtico.


Esta entrada fue publicada en Licores y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.