Cognac Hennessy 250 Collector Blend, una mezcla de coleccionista

Hennessy-250_years_oldLa Maison Hennessy revela la botella con la cual celebra un cuarto de siglo desde su fundación. La Hennessy 250 Collector Blend fue creada cuidadosamente por su maestro mezclador, Yann Fillioux para conmemorar el legado que la firma ha dejado en el mundo de los destilados y proyectar el savoir-faire que los ha colocado en la cúspide.

La creación de este cognac tomó como base tan importante aniversario, por lo que se utilizaron 250 barriles de roble Limousin, de 250 litros cada uno, para avejentarlo.

La primera ocasión en la que se realizó una blend especial fue en 1865, cuando Maurice Hennessy y el maestro mezclador Emile Fillioux celebraron los 100 años con una edición especial que conmemoraba cuatro generaciones a la cabeza de esta casa de cognac. Esta fue realizada con una reserva exclusiva que descansó directo en la bodega de su fundador.

Cien años después la sexta generación volvió a celebrar el bicentenario con una mezcla especial de edición limitada. Esta creación representaba aquellos viñedos que resultaban simbólicos para la maison, al igual que las oscuras bodegas en donde se ha fermentado la mezcla hasta llegar a los excepcionales resultados que les han dado su tan merecido prestigio.

2015 no es la excepción de esta celebración que ya se ha hecho tradición. Un cuarto de siglo se dice fácil, pero no se logra con tanta sencillez y esto es justo lo que los genios del cognac han representado en la botella. Fillioux trabajó en la mezcla durante cuatro años de la mano de un comité de degustación para lograr esa creación que homenajeara a los predecesores de dicho comité.

El proceso

La madera de roble Limousin fue previamente envejecida durante 10 años para lograr sabores particulares.
Los toneleros de La Sarrazine fueron los encargados de este proyecto, pues manejan la misma técnica artesanal desde el siglo XVIII.
Los barriles se crearon desde cero para el proyecto, cambiando la tradicional capacidad de 270 litros por 250.
La luz de la bodega fue controlada para crear una tonalidad ámbar que promoviera el envejecimiento adecuado.

El resultado

En los sabores se perciben notas de vainilla y pan tostado. En cuanto a los toques aromáticos sobresalen aquellos herbales y picantes, como naranja, nuez moscada, menta, regaliz y azafrán.

Para la botella se buscó realizar un diseño muy moderno, sencillo, curvilíneo, elegante y representativo de Hennessy. Por lo tanto la diseñadora Stéphanie Balini realizó un trabajo que pareciera se hizo en una sola pieza.


Esta entrada fue publicada en Licores y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.